• Arturo López

Tristeza o Depresión

“Hace unos días andaba en la depresión”, suele ser una frase que cotidianamente escuchamos en las personas que pasaron por una situación complicada en la vida y que los llevó a sentirse muy tristes debido a la misma.



Pero, ¿cuál es la diferencia entre sentirnos tristes, aún en un nivel profundo; o estar realmente en un estado de depresión? Y sobre todo, ¿para qué nos serviría poder diferenciar un concepto del otro más allá de una simple definición?. Eso platicaremos en este blog para poder utilizar la información para utilidad práctica en nuestra vida.


La tristeza se trata de una emoción que nos hace sentir bajos de energía y sin mucho ánimo para realizar las actividades, en mayor o menos medida en su intensidad; podemos seguir trabajando, yendo a la escuela o al supermercado para poder comprar nuestros alimentos. A pesar del dolor que se pueda sentir por estar triste, la vida sigue y poco a poco va tomando de nueva cuenta lo “habitual” de ella antes del evento que detonó la tristeza.


Por su parte, la depresión es un estado de tristeza pero mucho más profundo. El DSM5 especifica características muy concretas acerca de los síntomas que se deben presentar para tener esta condición e indica la combinación de los mismos que debe presentarse para poder diagnosticas a una persona con depresión. También puede manifestarse en diferentes niveles de intensidad.


Algunos síntomas son: sentirse tristes, no tener esperanza de nada, pérdida de placer e interés por las cosas (incluso las elementales como hasta comer, ir al baño o asistir a trabajar), pérdida de peso, insomnio, fatiga, no poder pensar o concentrarse, entre otros.



Por esta diferenciación sabemos entonces que cuando nos sentimos tristes podemos ir avanzando con ayuda de amigos, familia, recursos personales, de nuestras creencias en la fe y de apoyo profesional también; pero es un grado en el que podemos ir avanzando y que debemos evitar que vaya permaneciendo durante mucho tiempo para que se vuelva algo más serio.


Por otra parte, si nuestro estado de ánimo es depresión; sin duda alguna que requerimos de ayuda profesional para salir de ahí. Hay personas que disimulan muy bien el estado deprimido pero no hay forma de engañarse a sí mismas. Por eso resulta valioso conocerse y saber pedir ayuda oportunamente.


La invitación esta semana es mantenernos atentos de nuestras señales de estado de ánimo y de las personas que nos rodean; y sin lugar a dudas, atender cualquier caso que nos aleje de contar con un sentido de vida.

31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo