• Arturo López

Encuentra el equilibrio en tu vida

Actualmente está de moda la serie de Cobra Kai y hay muchas personas que la están viendo y están hablando de ella y resulta imposible no recordar, con esa cierta dosis de nostalgia; las películas de Karate Kid.


Soy fan de esas películas, tengo muy buenos recuerdos de ellas por la época en que me tocó verlas. Además sin duda alguna le aprendí mucho a ese maestro representado por el gran personaje de el Sr. Miyagi.


Varias lecciones le comparte a Daniel a lo largo de su entrenamiento de Karate y esas lecciones justamente le van siendo muy útiles a lo largo de su vida por todo lo que puede ir aplicando en su día. No solo le enseña Karate, sino que viene a representar una figura paterna importante en la vida del joven.


Una de las lecciones fundamentales que enseña es la que se refiere acerca del Equilibrio. Hay una escena en la película donde lleva a Daniel a la playa y le pide que mantenga el equilibrio dentro del agua donde las olas lo desbalancean. Con el paso de la trama, el Sr. Miyagi le pregunta a su aprendiz si recuerda la lección del equilibro a lo que éste le responde que sí. Es entonces cuando el maestro afirma: “la lección del equilibrio no es solo para el karate, sino para toda la vida. Toda la vida tiene un equilibrio. Todo esta mejor”.


Sin duda esas palabras se me quedaron muy grabadas porque al mismo tiempo, un gran maestro que he tenido en la vida real, mi padre, siempre me inculcó lo importante que resulta el equilibrio en la vida en todos los aspectos. Me decía que no era algo estático, sino que más bien; tenía que estarlo ajustando en todo momento porque la vida y las prioridades van cambiando.


Algo que me ha funcionado muy bien son tres cosas que te comparto para que si las consideras útiles; las puedas aplicar en tu vida para lograr el equilibrio:


  1. La primera es medir la cantidad de tiempo que dedicas a cada cosa en tu vida. Puedes apoyarte de alguna app para registrar las horas que inviertes en trabajo, familia, deporte, estudio, etc. Así te podrás dar cuenta de si algo está sobrecargado o descuidado.

  2. La segunda consiste en observar señales a tu alrededor. Si tus hijos te comentan que no te ven o la relación con tu pareja está sufriendo de rutina o no alcanzas a terminar tus pendientes de trabajo habitualmente, algo está pasando en tu equilibrio y es momento de balancearlo.

  3. Por último y la más importante, es observar las señales que tu cuerpo y emociones te envían. Si te sientes muy estresado, te enfermas constantemente, no tienes tiempo ni de ir al baño o vives cualquier situación que te saque de balance y te robe la paz, es momento de parar y volver a ajustar tiempos y cargas de tus actividades.


El balance de vida y trabajo es posible pero no es un evento único, sino que se trata de un proceso que hay que estar revisando y ajustando continuamente. A veces hay que quitar actividades y otras veces ponerlas, así como lo decía el maestro Miyagi: “Wax on, wax off”.


Ahora te toca a ti, cuéntame en los comentarios qué haces en tu vida para mantener el equilibrio, ¡te leo!

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo