• Arturo López

Derechos humanos en las organizaciones

Uno de los derechos de todo ser humano es el de trabajar, pero no solamente se trata de hacerlo por recibir una paga o por contribuir a las metas y objetivos que tenga la organización a la que se le presta un servicio; si no más bien incluso en el sentido de trascender, de poder ir a realizar esa actividad profesional con ganas de servir a los demás, de auto desarrollarse y de aprender nuevas cosas.


Para poder conseguir esto, las empresas tienen que brindar condiciones y ambientes que favorezcan ese desarrollo, porque se pueden encontrar entornos que incluso ocasionen lo contrario y lo explico enseguida.



¿Cómo puede una empresa exigirle a un supervisor que sepa tomar decisiones en su día a día, si cuando al hacerlo se equivoca y en lugar de obtener una retroalimentación y un plan de mejora; lo único que consigue es una llamada severa de atención, tal vez inclusive gritos o hasta una actitud que lo desmoralice? En lugar de esto, las organizaciones deben de tener procesos y cultura de la administración del error, donde el colaborador, en caso de equivocarse; tenga la conciencia de darse cuenta, de aprender del fallo y de poder elaborar un plan de acción basado en lecciones aprendidas que le permita no solo a él, sino a los demás colaboradores aprender de lo que se hizo mal y evitar que vuelva a presentarse dicho error. Además, tener una palmada de apoyo por parte del jefe donde le reafirme que confía en él (ella) para que siga tomando decisiones.


¿Será posible lograr eso por parte del líder en un entorno voraz donde los resultados son tan altos e importantes, donde pareciera que los derechos humanos de los colaboradores; traducidos a un clima laboral adecuado, incluyendo no hostigamiento, discriminación, no gritos, humillaciones y sobre carga de trabajo?

Pareciera que la respuesta sería no, pero voy a explicar lo contrario, basándome en las experiencias de un Director General de un prestigioso laboratorio farmacéutico (mexicano) de oftálmicos al que conozco desde hace varios años y que recientemente escribió su libro titulado: “Liderazgo y Calidad de Vida”. Su nombre es Eleuterio López.

Pareciera que estos dos conceptos cada vez se separan más conforme el mercado nos exige mayores ganancias (con o sin pandemia) y que el liderazgo tiene que conseguir resultados de forma Maquiavélica, no me importa lo que tengas qué hacer, solo dame el número que te pedí.

El señor López afirma en su libro: “yo no necesito gritarle a nadie para que haga su trabajo”.

Platica a lo largo de su texto la forma de poder empoderar a la gente, de confiar en ella y de hablarle con la verdad para que pueda desarrollar su trabajo y logre resultados positivos para todas las partes involucradas.


Nos cuenta incluso que en alguna ocasión él pagó, de su propia bolsa, la posada para los empleados porque la empresa no estaba en condiciones de hacerlo y él sabía la importancia del evento y el impacto que esto tendría en la motivación laboral y en los resultados organizacionales.


El libro se divide en tres partes: la primera trata de su autobiografía, donde nos comparte sus memorias; una historia digna de compartir y que estoy seguro será de inspiración para el lector. En la segunda parte nos muestra su modelo de liderazgo y la forma de aplicarlo, un liderazgo basado en la gente, en tratarlos como personas y la forma en que esto impacta de forma positiva a todas las partes en la organización. Por último, en la tercera parte, nos da los resultados que ese modelo le brindó a lo largo de sus años de carrera. Resultados que son sumamente positivos como construir una planta de nivel mundial, vender en 14 países y muchos otros más. Un modelo que hace unos al título del libro, puesto que nos muestra predicando con el ejemplo; que el liderazgo y la calidad de vida van de la mano cuando se saben ejecutar.


Te invito a que leas el libro porque estoy convencido que te será de mucha utilidad y lo disfrutarás mucho. Debo decir que me siento afortunado de poder seguir a este líder a lo largo de su vida y, por si no fuera suficiente, he sido guiado por sus consejos y su ejemplo, y además tengo el orgullo de no llamarlo señor López, sino papá.



Lo puedes adquirir en formato físico:

https://bit.ly/LiderazgoFísico


O en digital (kindle):

https://bit.ly/LiderazgoKindle

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo