• Arturo López

Hábitos para ser más productivo

“Ahorita me pongo ya a trabajar en este pendiente porque lo he dejado desde hace varios días y nada más no empiezo”


Seguramente te has dicho a ti mismo(a) esta frase o alguna similar cuando estás trabajando en alguna actividad sobre todo que no te agrada mucho o que quieres pero nomás no inicias con su realización.


Los proyectos y metas son muy buenos para las personas, nos mantienen activos y con propósito de vida, son esos elementos que nos hacen avanzar, que nos vuelven más productivos, nos permiten seguir planeando nuestra vida y nos hacen soñar en cómo nos veremos o lo bien que nos vamos a sentir una vez que los logremos.


Siempre vemos nuestro momento actual y nuestro momento futuro, es decir; cuando consigamos la meta. Pero nadie nos dice que debemos de ver también todo el proceso para llegar de un punto a otro de los mencionados anteriormente. Y es que el logro de un objetivo no es solo ir de A a B, sino que consiste en avanzar muchos pasos para poder lograr alcanzar la meta y es en ese trayecto donde justamente podemos sentir el cansancio, el desanimo o la frustración y abandonar la empresa.


A lo largo de mi carrera como consultor, he tenido personas en sesiones individuales y en organizaciones que quieren lograr metas y que han podido conseguirlas con éxito con una disciplina y voluntad dignas de reconocer y de imitar basadas en sus hábitos cotidianos.


También me ha tocado ver otras que han batallado mucho con conseguir alguno de sus propósitos, que procastinaron o que incluso dejaron de lado la meta.

Yo mismo me he visto en situaciones donde hay propósitos y tareas que realizo muy bien y otras donde me ha costado trabajo avanzar. He trabajado con diversas herramientas y formas de avanzar que he aprendido a lo largo del tiempo y que me han dado excelentes resultados para mejorar mi productividad y lograr éxito en la disciplina.


Por eso en este artículo te quiero compartir lo que yo hago y que me funciona de maravilla:


Ten una lista de todos los pendientes por realizar. Incluye todo lo que tienes que hacer de trabajo, casa, pareja, hijos, etc. Evita tratar de recordarlo en la mente. Anótalo.

Separa por día qué actividad harás cada en cada uno de los días de la semana. Equilibra la semana. Que sea retador lo que tienes que hacer por día sin caer en la sobre carga de trabajo.


Cuando haya actividades de esta lista que se deban agendar como citas, llamadas, reuniones, etc. Anótalas en la agenda y elimínalas de la lista de pendientes.

Hay varias apps pare registrar la cantidad de tiempo que dedicas a cada actividad de tu vida. Yo uso aTimeLogger y me funciona muy bien. Te darás cuenta de qué tan equilibrada es tu vida, si necesitas hacer más ejercicio o pasar más tiempo con tu familia.


Si hay alguna tarea que me cuesta trabajo realizar, me pongo una recompensa al haberla concluido. Puede ser un dulce, un café, etc. o realizar una actividad que disfrute más para sentirme más motivado.


También me funciona bien poner un tiempo determinado para realizar esa actividad que me cuesta más trabajo hacer y entonces me apego a terminarla en el tiempo que previamente definí. A veces incluso juego con el temporizador del reloj y me imagino que sino termino la tarea, explota una bomba y acaba con la humanidad y soy el único que puede salvar al planeta. Eso si que me motiva a terminar.


Me gusta y me es muy útil leer, por lo que divido los libros en cantidad de páginas por día y eso me facilita avanzar de forma constante en esa actividad. Si leo 10 páginas diarias de un libro, en un mes habré leído 300 y eso es bastante bueno.


Mide tus avances día a día. Recuerda que se trata de un proceso constante. Evita pensar solo en la meta final, sino más bien en la meta diaria, semanal, quincenal, etc. Eso te ayudará a tener más constancia.


Apégate con alguien que te motive. La pareja, la familia, amigos, etc. son muy buenos motivadores cuando les pedimos que nos ayuden acerca de realizar alguna tarea o que nos inviten a practicar algún hábito.


Reconoce tus avances en productividad, ve poco a poco, unas metas primero, otras después. Recuerda que Roma no se hizo en un día. Al final te darás cuenta de que vale la pena.


Te invito a que lleves a cabo estas recomendaciones y verás que irás avanzando de forma gradual en la consecución de tus metas. No se trata de ser perfecto, se trata de avanzar.


¡Déjame tus comentarios! ¿Qué te funciona para ser más productivo?

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo