• Arturo López

Técnicas de comunicación asertiva

La comunicación define la forma en como interactuamos en nuestras relaciones entre personas, nos indica la cultura de la organización y es uno de los temas principales cuando se quiere mejorar el clima organizacional, el liderazgo, la autoestima, las relaciones entre parejas e hijos entre muchos otras situaciones que se abordan en intervenciones de desarrollo organizacional y humano.


Por este motivo es por lo que existe tanto material sobre comunicación y por lo que es un tema que siempre aparece como pilar, porque nunca terminamos de aprender técnicas que nos permitan comunicarnos mejor, tener mayor capacidad de escucha, evitar malos entendidos y en general, lograr que la comunicación sea útil para todas las partes involucradas.


¿Pero cómo saber comunicarse mejor hoy en día?


Sin duda es una pregunta que tiene muchas formas de abordarse y para lo cual existen cantidad de herramientas que nos pueden ayudar a poder conseguir la meta y para lo cual lo que yo comparto en este artículo tiene mucha aplicación tanto en la vida personal como profesional, se trata de la comunicación asertiva.


Nuestra comunicación se puede ir a dos extremos que no son útiles cuando la utilizamos. Por una parte tenemos la comunicación agresiva que ocurren cuando ofendemos, faltamos al respecto y creemos que es válido por demostrar autoridad o conseguir nuestros propósitos pero en realidad no es una buena forma de hacerlo.

En la otra orilla, está la comunicación pasiva, esa que sucede cuando decidimos quedarnos callados por evitar un problema o porque la otra persona se moleste o nos pueda considerar “malas” personas. Tampoco es una postura que ayude.

El equilibro entre estas dos maneras de comunicarnos es la comunicación asertiva. Se trata de respetar al otro pero respetándonos a nosotros mismos. Te digo lo que te tengo que decir de forma firme pero respetuosa.



Un ejemplo sería el siguiente: al ir a un restauran y pedir un plato de comida que se sirve caliente, el mesero lo trae frío y el comensal no dice nada por pena; esto es comunicación pasiva. Por otro lado, si el cliente le habla al mesero, le grita y lo insulta por servirle su platillo frío, eso es comunicación agresiva. Pero si esta persona le llama al mesero y con seguridad y firmeza le pide que se lo cambie o lo caliente porque el platillo está frío, eso es comunicación asertiva.

Por eso la invitación es a evaluar nuestras comunicaciones cotidianas en nuestro trabajo, con nuestras familias, amigos y personas cercanas. ¿En dónde estamos actuando cuando nos comunicamos? Y si no lo estoy haciendo de forma asertiva, la buena noticia es que se desarrolla por medio de la práctica cotidiana.


Una magnífica forma de influir en las personas y de poder crear cambios en nuestro entorno es sin duda alguna, la forma de comunicarnos con los demás. Verás que habrá diferencias muy significativas contigo mismo y con las personas con las que te comuniques, cuando empieces a practicar lo comentado en este blog.

Mucho éxito

17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

HABLEMOS

INSTAGRAM

© Todos los derechos reservados. Arturo López Desarrollo Organizacional y Humano 2021.

Aviso de Privacidad |